REUNIFICACIÓN DE DEUDAS
Reunificar todas las deudas en una sola puede reducir la cuota mensual a la mitad.

Reunificar deudas

Muchas familias acaban endeudándose hasta llegar a unos límites insostenibles.  No solo deben pagar la hipoteca cada mes al banco sino también sus tarjetas de crédito, el préstamo del coche… Una restructuración del pasivo mediante una reunificación de la deuda, es una solución a la que muchas familias intentan acogerse. Reunificar todas las deudas en una sola puede reducir la cuota mensual a la mitad.

El método más utilizado consiste en juntar la deuda hipotecaria pendiente con todas sus demás deudas (tarjetas de crédito, préstamo del coche, créditos personales, etc.), de manera que se forma una gran hipoteca que las engloba a todas. Para el cliente supone que todo se aglutina en un préstamo hipotecario, el cual posee un interés menor que la mayoría de deudas que ocasiona los créditos personales al consumo y un plazo de amortización mucho mayor, lo que reduce drásticamente la cuota mensual. Así permite a las familias contar con más poder adquisitivo y más liquidez para afrontar todos los gastos restantes durante el mes e ir mucho más desahogado.

 
 

¿Cuáles son los requisitos y condiciones?

 

El primer requisito de entrada es que una de nuestras deudas pendientes sea crédito hipotecario. Sobre este crédito pivotará toda la operación crediticia. Es imprescindible que ningún prestatario – titular – del crédito este en ningún fichero de morosos.

La documentación que se requiere a tal efecto es la siguiente: si es un prestatario o dos, en caso de un matrimonio, ambos deberán adjuntar   su DNI, la escritura de la vivienda, sus contratos de trabajo, las 3 últimas nóminas, la última declaración de la Renta o IRPF los últimos recibos liquidados de los créditos pendientes, la última tasación de la vivienda, y las cartas de abogados o autos judiciales en caso de embargos.

 

 

¿Qué costes tiene?

 

La reunificación tiene sus propios costes derivados que van desde los gastos notariales,  los honorarios de profesionales, sus respectivas comisiones, gastos de cancelación  de  los créditos adjuntados a la hipoteca, y los respectivos impuestos. Cabe destacar que en casi todos los casos estos gastos se incluyen en el total de la nueva hipoteca, lo cual evita el desembolso instantáneo de una gran cantidad de dinero. 

TESTIMONIOS

DE CLIENTES

Algunos ejemplos de casos resueltos gracias a la nueva ley

¿Quieres acabar con tus deudas?

CONTÁCTANOS

Llámanos a nuestro número gratuito:

O mándanos un mensaje:

PREGUNTAS

FRECUENTES

Una muestra de algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros clientes. Si quieres asesoramiento no dudes en contactarnos

Al acogerse a Ley de Segunda Oportunidad, lo que ha dado en llamarse “el mecanismo de segunda oportunidad”, nuestros clientes tendrán la posibilidad real de obtener “el perdón de las deudas” , la exoneración del pasivo insatisfecho a personas físicas, deudoras “de buena fe”.

La ley permite que una persona física, a cualquier familia que haya sufrido un sobreendeudamiento, o a cualquier autónomo que haya tenido un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de reiniciar su vida por segunda vez, sin tener que arrastrar indefinidamente la carga de una deuda que nunca podrá pagar.

Aún hay un sector importante de la población que desconoce que hay una LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD creada para liberar personas con problemas graves de impagos, la carga pesada de las deudas contraídas, y todas las consecuencias que ello conlleva. Ahora se les permitirá rehacer de nuevo sus vidas.

La ley de segunda oportunidad, surgida de Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social, surge para que los emprendedores y particulares puedan resurgir tras haber adquirido unas deudas a las que es imposible hacer frente.

Mediante su aplicación correcta, y resumiendo de manera clara, rápida y contundente; la ley de la segunda oportunidad permite a todo «deudor de buena fé» (persona física o autónomo) conseguir la cancelación y el perdón de la totalidad de todas sus deudas.

La principal razón y el porqué debemos acogernos a la ley radica en que al hacerlo conseguiremos llegar al fin con el que denominamos a nuestro proyecto y al principal argumento que dibuja nuestro equipo; ACABA CON TU DEUDA: acabar con la totalidad de las deudas contraídas. Es la verdadera de segunda oportunidad, que es como muchas personas han titulado a esta ley. La oportunidad de empezar de nuevo y sin deudas.

Algunos de los requisitos principales para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad son:
• Acreditar que no se tiene ningún patrimonio o inmueble para hacer frente a las deudas adquiridas.
• Que el valor de la deuda no exceda los 5 millones de euros.
• El deudor no tenga ningún delito económico o social, de falsedad documental, contra Hacienda, la seguridad social y los derechos de los trabajadores.
• Que no se beneficiado de la ley de segunda oportunidad en los últimos 10 años.

Cualquier persona física o autónomo sin excepción que cumpla los requisitos. Cualquier ciudadano español o de cualquier otro país, que resida en España y con la documentación legal necesaria, tiene el derecho a acogerse a la ley de la segunda oportunidad.

Quedan excluidas aquellas que se han contraído con Hacienda y con la Seguridad Social.

En el caso de las hipotecas, la legislación española actual dicta que, si no se obtiene suficiente dinero para saldar la hipoteca una vez vendida la vivienda, todavía se deberá abonar la cantidad restante.

La Ley de Segunda Oportunidad pone fin a esta situación y la deuda sería cancelable aplicando una dación en pago de facto. 

Ley de segunda oportunidad en

PRENSA

La Ley de la Segunda Oportunidad en los medios