¿Se pueden exonerar las deudas con Hacienda con la Ley de Segunda Oportunidad? Descubre aquí cómo funciona la ley en relación con la deuda pública.

Contenido

Si tienes deuda pública, ¿la puedes eliminar? ¿Existe alguna relación entre la Ley de la Segunda Oportunidad y las deudas con hacienda? Justamente de eso te hablaremos, para que conozcas si puedes librarte de estos compromisos financieros con esta ley.

Son muchas las personas que llegan a tener deudas con Hacienda o Seguridad Social y no logran salir de esos compromisos, dadas sus circunstancias monetarias.

Peor aún, sabemos que las deudas con entidades gubernamentales son las más difíciles de eliminar, ya que las obligaciones con el Estado tienen un carácter privilegiado en el orden de pagos.

De hecho, para la Ley Concursal, la deuda pública no es negociable, al igual que el mínimo vital para vivir y los créditos contra la masa. 

Por fortuna, desde hace poco, la jurisprudencia ha adaptado la interpretación de la Ley de la Segunda Oportunidad, y es posible que ocurran dos escenarios: que se erradique gran parte de las deudas con Hacienda y Seguridad Social o que se elimine por completo, si el deudor cae en un caso de insolvencia total. 

¿Pueden cancelarse las deudas con Hacienda según la Ley de Segunda Oportunidad?

La respuesta es: ¡sí! Es posible acabar con las deudas de Hacienda y Seguridad Social. Pero no todo es color de rosa: existen ciertos detalles a tener en cuenta para que eso sea posible.

El hecho de que puedan eliminar las deudas de este tipo, ya supone todo un respiro. Esto debido a que las deudas públicas han sido las más difíciles de erradicar.

Normalmente, son los autónomos y empresas pequeñas las que contraen más deudas con Hacienda y Seguridad Social, debido a su condición de emprendimiento, y la exposición a las dinámicas sociales y económicas.

Por fortuna, las deudas públicas pueden suprimirse, pero hasta cierto punto. Éstas pueden negociarse en el plan de pagos, obteniendo así reducciones de intereses moratorios.

En casos mucho más extremos, donde se puede demostrar una insolvencia total, es posible que un buen abogado logre que el juez indulte la deuda pública.

Para ese indulto, es necesario que el deudor haya transitado por todas las fases de la ley: los acuerdos extrajudiciales, el concurso consecutivo, con sus respectivas liquidaciones y el acuerdo de pagos.

Si aun con el acuerdo de pagos cae en mora de nuevo, es posible que se analice su situación. Si ha sido un deudor de buena fe, y ha intentado por todos los medios pagar, pero su condición definitivamente no lo permite, se puede solicitar un BEPI definitivo con cancelación total de deudas

Dado que la ley busca que exista una real segunda oportunidad para aquellos que quieren rehacer su vida financiera, la posibilidad de exonerar gran parte (o toda) de las deudas con hacienda y Seguridad Social es posible. 

Jurisprudencia sobre la exoneración de deudas con Hacienda y la Seguridad Social

Desde la promulgación de la Ley de la Segunda Oportunidad, en el 2015, se había generado controversia frente a la posibilidad de que estas deudas fueran exoneradas. Y no era para menos, ya que ésta no era lo suficientemente clara sobre este hecho en particular.

Para ser más precisos, la Ley de la Segunda Oportunidad incide altamente en los artículos 231 y 178 de la Ley Concursal. Para el primero de ellos, el 231, las deudas públicas no pueden ser anuladas, sino que deberían fraccionarse en cuotas posibles para el deudor.

En tanto que para el segundo, el 178, las deudas con Hacienda o Seguridad Social podrían ser erradicadas por completo, siempre y cuando el deudor pagase todas las deudas generadas por el proceso (los créditos a la masa), y al menos el 25% de las deudas ordinarias. 

Esta dicotomía dejaba muchas dudas a la hora de abordar un proceso, por lo que muchos jueces se ceñían estrictamente a la literalidad del artículo 231, y no eximían deudas públicas.

Pero, a partir de 2019, la sentencia 381 del Tribunal Supremo cambió las normas del juego. En este, se definió que la ley debe ser una protección real a los más desfavorecidos, o con mayor endeudamiento.

Con lo anterior, lo que se pretende es otorgar mayores garantías a aquellos que no pueden pagar inmediatamente los créditos a la masa, ni tampoco el 25% de los créditos ordinarios, para que puedan quedar libres de todas las deudas.

Para aquellos que no pueden asumir esos pagos, también deberá ser posible, según la sentencia, la exoneración de las deudas con Hacienda y Seguridad Social.  

¿Qué porcentaje de deuda pública es posible exonerar?

Para saber qué porcentaje de la deuda pública se puede exonerar, hay que tener claro el proceso de la Ley de Segunda Oportunidad, y los actores implicados.

Esta ley tiene dos etapas fundamentales: la de acuerdos extrajudiciales, y la de concurso consecutivo. En la primera, se dan las negociaciones con los acreedores, y en la segunda, se procede a la liquidación de bienes y emisión del BEPI.

Si las negociaciones avanzan, y los acreedores están de acuerdo, se realiza un plan de pagos conforme a los ingresos del deudor y se emite un BEPI parcial o provisional.

Hasta este punto, las deudas públicas no pueden ser eliminadas: sólo fraccionadas e incluidas en el plan de pagos. 

La buena noticia es que, para este momento, esas deudas pueden tener unas reducciones importantes. Generalmente, las reducciones de deuda pública pueden llegar hasta el 70% del total.

Una vez se pasa a la fase de concurso consecutivo, donde se realiza la liquidación de bienes para satisfacer las deudas, es cuando se puede solicitar la anulación total.

Esto siempre y cuando el deudor haya caído en un estado tal de insolvencia, que le sea imposible hacerse cargo de cualquier tipo de obligación y sus bienes no hayan sido suficientes para el pago de las deudas.

Para que lo anterior suceda, hay que tener en cuenta que se debe justificar de manera extremadamente detallada las razones de la insolvencia total ante el juez, para que este dictamine el BEPI definitivo, incluyendo la deuda pública.

Por lo anterior, te recomendamos que tengas el respaldo de un abogado experto en Ley de Segunda Oportunidad, con el fin de no tener una mala respuesta de los juzgados. 

En conclusión, podemos afirmar que no existe un desenlace feliz sin la ayuda adecuada. ¡Necesitas un buen abogado para aniquilar todas tus deudas! Nosotros podemos ayudarte a buscar las soluciones más pertinentes a tu condición. ¡Llámanos!

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Acabacontudeuda.es
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?